Ursulinas de la Unión Canadiense
URSULINAS DE LA UNIÓN CANADIENSE
Casa provincal de las Ursulinas - Calle Bayovar 220, Salamanca - Lima Perú - vocosu@ursucperu.org Todos los derechos 2017
¿QUIENES SOMOS?
URSULINAS EN EL PERÚ
En     1959,su     ilustrísima     Damase     Laberge,     o.f.m.,     vicario apostólico   del   territorio   llamado   San   José   del   Amazonas,   en Perú,   hace   la   solicitud   para   que   las   Ursulinas   trabajen   en   la educación   de   los   niños   y   de   los   padres   de   familia   en   uno   de   los puestos    que    le    habían    sido    confiados    como    pastor.        Este proyecto     misionero     echa     raíces     en     el     corazón     de     las religiosas, pero es sólo en 1961 que se hace realidad En     1960,     Madre     Ángela     Guillemette,     o.s.u.,     entonces Superiora    Provincial    de    las    Ursulinas    de    Trois-Rivières respondió   a   un   llamado   del   Papa   Juan   XXIII   a   favor   de   las misiones   de   América   Latina   decidiendo   atender   un   pedido   del Obispo    del    Vicariato    San    José    del    Amazonas    en    el    Perú, Monseñor Damase Laberge
Es    así    que,    ella-misma,    y    Madre    Marie    du    Divin    Coeur, hicieron   un   viaje   de   reconocimiento   en   el   Perú   para   escoger el    lugar    a    dónde    mandarían    a    las    primeras    misioneras. Después   de   fervientes   oraciones   y   un   serio   discernimiento, Madre    Ángela    con    su    Consejo    Provincial    escogieron    a Aucayo   como   puesto   de   misión   y   fijaron   al   15   de   Marzo 1961   la   salida   de   las   seis   primeras   hermanas   designadas para esta misión. En   1972,   la   misma   Madre   Ángela   Guillemette      llega   al   Perú para     trabajar     como     Superiora     regional,     luego     como Provincial   y,   una   vez   su   mandato   terminado   se   queda   como misionera.   Por   su   bondad,   su   amor   a   los   peruanos   atraía   no sólo   a   los   niños   sino   a   los   adultos.   Inauguró   a   los   asociados   y asociadas que la recuerdan con gratitud.
Retornó al Canadá en 1993 donde continuó dedicando su vida por el Perú.               Cuando   falleció   en   2001,   ha   podido   decir:   “Gracias   Señor,   lo   logramos”.   En   efecto,   la   Provincia   del   Perú   era   una realidad bien constituida gracias a su valioso aporte en la fundación y en el crecimiento de la misma.